Los 6 primeros pasos para estudiar temarios largos

estudiar-temarios-largso-350x350-la

Sí alguna vez te has enfrentado a pruebas complejas, oposiciones o largos temarios, sabrás lo que cuesta mantener un buen hábito para llevar a cabo todo el estudio necesario.

En este artículo te voy a enseñar los 6 pasos imprescindibles que debes seguir, por ese mismo orden, para no saltarte ningún hábito clave a la hora de trabajar con este tipo de estudios o libros que culminan con una prueba final.

Sobre la concentración

Antes de empezar debemos tener en cuenta que la concentración que necesitamos es limitada, esta tiene límites y debemos saber reconocer en qué momento del día somos más productivos manteniendo la atención en fases de lectura, en fases de resumen y fases de asimilación.

De este tema ya hemos hablado pero para refrescarte la memoria, piensa que esto tiene que ver con tu nivel de energía. El estado de atención va de más a menos. Así que si tienes partes más difíciles que otras, será mejor que empieces por las que más te cuesta y derives poco a poco a las más sencillas.

Truco para no perder tiempo:

“Cuando veas que necesitas revisar varias veces en el mismo punto para asimilar un concepto o un tema, es mejor dejarlo, porque es la señal de que tu tiempo ya no es productivo por falta de concentración.”

Ahora sí, empecemos con las claves del día de hoy.

1. Organización

Ten en cuenta el horario, planificación, cantidad de temas a estudiar repartidos en las horas que tengas.

chica organizando tareas

Para hacer que el estudio sea sostenible en el tiempo con la misma constancia, necesitas una organización coherente con tu tiempo de dedicación diaria.

Un temario de oposiciones, por ejemplo, puede ser realmente extenso y hay que empezar por estructurar toda esa información en pequeños bloques repartidos en los días y las horas que vamos a necesitar.

Un ejemplo simple de esto, es dividir las 400 páginas de un libro sobre “Auxiliar Administrativo” para la Administración General del Estado, por el tiempo que vamos a estar estudiando, por ejemplo: para trabajar todos los días de un año (excepto fines de semana), deberemos dividir las 400 páginas entre 261 días laborables, y nos dará un resultado de 1,5 páginas por día.

Es importante saber calcular desde el principio el tiempo del que disponemos desde que empezamos, hasta el día objetivo. Esto es la organización de tu estudio.

Posteriormente adaptarás la planificación y el reparto de los tiempos de -trabajo y descanso- en función de las horas del día que decidas dedicar a cada punto de estudio,

2. Prelectura

Aquí voy a destacar estos dos puntos que me parecen los más importantes. Saber qué vamos a leer según el índice del tema y hacernos las preguntas correctas antes de empezar, nos ayudará a asimilar las respuestas antes de que estas se presenten en el texto. Para ello haremos uso del…

  • Skimming

Este paso es una primera lectura rápida a golpe de vista sobre la portada y contraportada, o en caso de ser un temario, sobre el mismo índice y pasando rápido primero por cada una de las páginas, fijando especial atención en el principio y final de cada capítulo para observar resúmenes y destacados importantes.

  • Hazte las preguntas clave mirando el índice

Este punto es importante por algo que normalmente se pasa por alto: saber que estamos dando los pasos correctos (que estamos aprendiendo lo que necesitamos para aprobar) es una duda que asalta a muchos estudiantes.

chico se hace preguntas

Extraer previamente las preguntas clave de un temario para saber de antemano qué es lo que necesitamos aprender nos sitúa en el camino de la autoconfianza y la facilitación de las respuestas.

Pregúntate claves como:

  • ¿Por qué estoy leyendo este capítulo?
  • ¿Qué conozco previamente sobre lo que voy a leer?
  • ¿Tengo lo que necesito o con este material el tema escapará a mi entendimiento?

Al principio puede dar la sensación de que perdemos algo de tiempo al no empezar directamente a leer, pero creeme que te ayudará muchísimo durante el proceso para no quedarte en blanco ni hacer relecturas que te hacen perder tiempo y concentración.

3. Lectura del texto

Aquí ya nos ponemos a leer el texto “del tirón” todo seguido, avanzamos rápido, con toda la atención posible, verás que ya te resulta más fácil si previamente has analizado el texto en las fases de pre lectura.

4. Resumen

El resumen se realiza mientras estás leyendo y para ello puedes apoyarte en un sistema muy útil que expliqué la semana pasada en este video. Se trata del Método Cornell para realizar resúmenes de forma rápida y muy sintetizada.

5. Mapa mental

Una vez has acabado la lectura y tienes tu resumen en formato página o doble página y en varias secciones, es el momento ideal para plasmar ese mismo contenido en un mapa mental. Esta parte es opcional pero resulta muy útil para repasar, reestructurar y complementar con dibujos y señales todo lo que habíamos resumido previamente.

chica con mapa mental

La recomiendo ya que, una vez en el punto del resumen Cornell, es muy fácil trasladar esa información a un mapa mental, nos servirá para realizar el primer repaso y para analizar toda la información en repasos programados.

6. Repasos programados

Este punto es el más simple de todos. Cada día debes reservar un espacio de tiempo para todos los repasos previos que necesites mantener hasta la completa asimilación.

Cambiarás de temario y leerás otros capítulos, pero con cada resumen o mapa mental, acumularás apuntes bien organizados que deberás repasar según la distribución de los repasos programados.

No te agobies con esta parte porque te aseguro que lo asimilarás perfectamente. Solo sigue todo el método tal como lo hemos expuesto aquí y no habrá temario que no puedas abordar con éxito.

IMPORTANTE: sobre la motivación

Tener la sensación de que avanzamos cada día un poco es mucho mejor que pretender abarcar un mínimo con falsas expectativas.

Otra cosa que debes saber de antemano es que no se puede estar siempre con un nivel alto o máximo de rendimiento.

La mayoría de las veces dependerá de nuestras acciones mantener una motivación lo más constante posible, pero debes asumir desde el inicio que no siempre será así. Y esto es importante saberlo para que cuando lleguen esos días de bajón, no te frustre o te desmotive los días siguientes, ya que esto puede iniciar una cadena de indisciplina y finalmente abandono.

Por eso recuerda que la curva de aprendizaje nunca es lineal y ascendente, siempre empieza subiendo rápido pero cuando llega el momento de la “planificie de aprendizaje” llegan los momentos de estancamiento en los que hay que mantener la diligencia y la constancia.

Cuanto mejor te prepares estos momentos, menos te sorprenderán y frustrarán cuando lleguen.

Estudiar exámenes universitarios o sacar una oposición es uno de los retos más difíciles a nivel de estudio que una persona puede afrontar en su vida.

Para mi, lo más importante que te puede aportar un periodo largo -de años estudiando- ni siquiera es el resultado en sí. Así que en vez de enfocarte en el resultado, trata de apreciar lo importante que es para ti como persona, adquirir conocimientos y hábitos que habrás aprendido e implementado: organización, disciplina, planificación, distribución…

También habrás aprendido destrezas cognitivas como: el funcionamiento de tu mente, técnicas de memorización, cómo hackearte a ti mismo que te servirán para otras mil situaciones en la vida, para ser mejor persona en sociedad y mejor profesional en otros ámbitos.

Hasta aquí el vídeo-artículo de hoy, espero que te haya servido y que lo apliques en tus estudios para darte cuenta de que desesperar es solo una cuestión de mala organización y de no tener hábitos.

Si nos paramos y lo definimos bien, no habrá causa de estudio que se nos resista. Ahora te toca: cuéntame en los comentarios qué piensas de la organización en el estudio, si ya la aplicas y si te está funcionando como esperabas.

Te mando un abrazo y hasta la semana que viene.

Deja un comentario